martes, 19 de enero de 2016

Bowie y las arañas de Marte


Por Tesa Vigal

Es decir Ziggy Stardust, uno de mis discos de Bowie junto con 'Héroes'. Además, es con ese disco con el que me lo descubrió un amigo, poniéndome en concreto uno de los temas: 'rock and roll suicide', el último, el que cierra ese disco (con temas famosos como 'Starman' y 'soul love'), y que a su vez termina con un brusco acorde que es uno de los detalles repentinos que salpican su música, plagada de sugerencias, matices, vueltas y revueltas, puertas que se abren y se cierran, cuya originalidad se escurre fuera de la clasificación. Aquí incluyo un vídeo (bastante cutre, por cierto, pero que conserva ese final que me fascina, aunque hay desincronización entre imagen y sonido en ciertos momentos) y por eso lo prefiero a un concierto en vivo, de mayor calidad, en Tokio, en los 90, en el que me emociona su forma de interpretar el tema, pero que no incluye ese acorde final (está también en youtube, basta poner rock and roll suicide live Tokio).



Pero esa es , justamente, una de las características de este músico tan difícil de etiquetar, de voz personal y única, como los mejores, en contraste con tantas y tantas voces clónicas aunque famosas. Reconoces su voz cante lo que cante y aunque encarne seres, facetas, o vete a saber qué, como en ese disco de las arañas de Marte. Es curioso su fascinación por el espacio, y lo entiendo. En mi caso, sentir intensamente la naturaleza terrestre (ríos, animales, mar o plantas) se conecta involuntariamente con el espacio misterioso que acoge a este planeta de apabullante belleza, rabiosa turbulencia, tierno, terrible. Y, por cierto, su hijo Duncan Jones rodó hace unos años una película peculiar y turbadora que me encantó: 'Moon'. 


Sus múltiples facetas me recuerdan a Dylan, me transmiten una necesidad de ser en lugar de parecer, una valiente apuesta por las numerosas caras que aparecen en el espejo cuando nos atrevemos a miramos en él. Incluso la bisexualidad de Bowie siempre me sugirió hondura en lugar de definición, una manera de acoger a personas en lugar de géneros, una conexión con la misteriosa fuente de lo creativo, uno de cuyos afluentes es el río sexual, más allá de identidades sexuales. 

También son peculiares las películas en las que trabajó como actor. Hizo de vampiro en 'El ansia' de Tony Scott, junto a Catherine Deneuve. De rey de los goblins en 'Dentro del laberinto', de Jim Henson. Luego están 'El hombre que cayó a la tierra', su director en el cartel que incluyo, y rodó con Nagisa Oshima 'Feliz navidad Mr. Lawrence'.  


'Dentro del laberinto
'El ansia'
Alguno de sus versos: 
De su último disco, que salió pocos días antes de morir, de la canción 'Lazarus': "Mira aquí arriba, estoy en el cielo/ tengo cicatrices invisibles/ tengo drama, no puedo ser robado/ todos me conocen ahora"
De 'Héroes': "Yo seré el rey y tú serás la reina/ seremos héroes/ un día nada más/ seremos nosotros/ un día nada más". 

'Feliz navidad Mr. Lawrence'

Casado desde hace décadas con alguien también peculiar, la ex modelo y actriz africana Imán (que aparecía en un papel secundario en 'Memorias de África'), me han sorprendido, aunque no demasiado, sus últimas fotos con enorme sonrisa, pocos días antes de morir, en las que parece a punto de empezar una nueva aventura, en este caso la muerte, aunque en los vídeos de su último disco 'Blackstar', grabado con músicos de jazz, aparece el lado inquietante de su situación terminal. Me impresionó lo angustioso del enfermo en la cama, pero conectado a la liberación de levantarse de ella, próximo, inevitable, en el nuevo viaje para el que tiene los ojos cubiertos por las monedas rituales paganas, cerrando los ojos a esta realidad para poder abrirlos a otra diferente, sea la que sea. 

Foto seis días antes de su muerte

Por internet se encuentran teorías sobre sus ojos de diferente color y  debates, entre alguna gente, preguntándose si no sería de verdad extraterrestre. Afortunadamente, siempre ha habido marcianos terrícolas. Bowie, es uno de ellos. 

  





     

No hay comentarios: